¿Cómo podemos personalizar el escritorio?

Usaremos el botón secundario del ratón y la opción Personalizar del menú contextual. Esto abre una ventana de la configuración de Windows donde podemos elegir el tipo de fondo (imagen, color sólido o presentación). Para cada opción tendremos una serie de ajustes para afinar el resultado que queramos conseguir.